Agenda

09 Mié, Ene

Exposición “Ad Gloriam Dei”de Ángel Herraiz. Fotografías inéditas de la Catedral

DEL 8 DE NOVIEMBRE DE 2018 AL 9 DE ENERO DE 2019 – PALACIO DE CAPITANÍA

Martes a sábado: 10:00 a 14:00 horas.
Martes a viernes: 17:00 a 20:00 horas.
Lunes, domingos y festivos, cerrado.

Ad Gloriam Dei es una colección formada por cien imágenes de iconografía exterior de la Catedral de Burgos con la pretensión de poner al alcance de la gente lo que la gente admira pero no ve con claridad.
Están realizadas a partir de fotografías impresas con tintas de pigmentos minerales encapsulados en resina, sobre papel de trapo para grabado, con un tamaño final de 40×50 cm. La selección no pretende ser exhaustiva sino simpática mostrando algunas de las imágenes más curiosas o divertidas.

 

Cuando vemos lo invisible

Los burgaleses pasamos junto a la catedral y la vemos como uno más de nuestros vecinos. Nuestra indiferencia, por cotidiana, es nuestro pecado. Y, habiendo nacido privilegiados, cargamos con la penitencia de no disfrutar como debiéramos de tanta belleza, de tanto saber, de tanta piedra hecha alma. Por eso siempre se puede ver más, discernir lo que estando delante no advertimos y así, en constante interrogación, buscar y encontrar. En esa labor en ocasiones tenemos la suerte de contar con un lazarillo que, si bien algo se queda para sí, nos hace ver lo que, estando evidente, era invisible. Ese lazarillo es hoy un Ángel que revolotea en torno a la catedral, de apellido Herraiz y de residencia en las calles de Burgos.

Fealdad y belleza. Fe y razón. Real o imaginario. Encuentro de contrarios en esta serie de fotografías de la catedral, de partes de la catedral, todas ellas tan a la vista como ocultas. Gárgolas y quimeras, ángeles y demonios, personajes solitarios o en escenas delirantes, tenantes y seres fantásticos, estamos ante los “márgenes” del edificio, aquello que, aunque marginal, quizá anime la esencia misma del templo. La fe informó con nuevo espíritu la tradición clásica: bestiarios, libros de viajes, repertorios gráficos, leyendas, apologías y fábulas: todo ese menú fue fagocitado por la piedra y vuelto a nacer en formas extrañas, o no tanto, en laberintos de seres que pueblan nuestro templo. Jurgis Baltrusaitis, en su imprescindible “La Edad Media fantástica” explica que la antigüedad clásica, con sus seres entre animales y humanos, se mantuvo presente en la Europa medieval: gárgolas y quimeras son en cierto modo la subsistencia de los mitos griegos y romanos.

Los escultores de la catedral trabajaron añadiendo a lo preexistente, incorporando nuevas formas según iba transcurriendo el tiempo de vida de ese ser casi orgánico que es el conjunto, a veces fijándose en lo anterior, en ocasiones sin hacerlo, construyendo de esa suerte un “cadáver exquisito” que, ahora, convencionalmente dado por concluido el templo, vemos en conjunto armonioso o caótico, pleno y fragmentado a la vez. Fruto de eso es nuestra reflexión: todo simultáneo, al margen de programas iconográficos, de intenciones, partiendo de y concluyendo en lo que ahora vemos.

No hay en esta exposición afán por aportar erudición, llenar de contenido sobre teoría o historia del arte las paredes de una sala ni las páginas de un libro. Nuestra intención es otra: en una catedral nos topamos con todo aquello que ha existido, que existe y que, de una u otra manera, existirá: estas fotografías, simplemente, lo muestran.

Ignacio González de Santiago

 

Descarga el VIDEO PROMOCIONAL DE LA EXPOSICIÓN

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies