Agenda

02 Lun, Nov

Exposición ‘Mateo Cerezo el joven (1637-1666): materia y espíritu’, en la sala Valentín Palencia

EN LA SALA VALENTÍN PALENCIA DE LA CATEDRAL DE BURGOS

HASTA EL 2 DE NOVIEMBRE DE 2020

DE 10.30 A 14.00 Y DE 17.00 A 19.30 HORAS

ABIERTO TODOS LOS DÍAS, CON ENTRADA GRATUITA*

*Aforo limitado.

DESCARGA AQUÍ EL FOLLETO DE LA EXPOSICIÓN

Mateo Cerezo el joven nació en Burgos en 1637 y se formó como pintor con su padre, Mateo Cerezo el viejo (hacia 1605– después de 1671). Antes de cumplir los diecisiete años se trasladó a vivir a Madrid y completó su formación burgalesa con Juan Carreño de Miranda, atendiendo a la vez a otras sugerencias, como las de Antonio de Pereda que se intuyen en sus obras más tempranas (1658-1660) o como las de Francisco de Herrera el mozo, algo posteriores. En la Corte alcanzó la plena madurez artística y es a todos los efectos uno de los más destacados representantes de la escuela madrileña del Barroco, rápido y cambiante en sus evoluciones estilísticas.

La exposición propone, en la medida de lo posible, un doble recorrido a través de la pintura narrativa de Cerezo el joven desde sus orígenes como pintor hasta su fama póstuma. Uno es de tipo cronológico y evolutivo, especialmente acentuado en las pinturas trabajadas para Valladolid y Burgos entre 1658 y 1660, y se prolonga con algunas obras que llegan hasta 1666. Complementario es otro recorrido de tipo iconográfico, que agrupa ejemplos significativos de la dedicación de Cerezo el joven a los temas devocionales, como la Inmaculada Concepción o la Magdalena penitente, que también contienen un orden cronológico.  Algo separados quedan los “bodegoncillos” pintados por Cerezo, muy alabados en su época por sus cualidades estéticas y muy cotizados, ofrecen un panorama muy representativo de las cualidades del pintor para el género de la naturaleza muerta, en su modalidad de rincones de cocina con alimentos y cacharros.

La belleza y sensibilidad las hicieron muy populares después de su muerte y en el siglo XVIII se copiaron y se grabaron. Llegaron a los virreinatos americanos y a Europa, contribuyendo a la fama de Cerezo el joven como uno de los grandes pintores de la escuela española del Barroco.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies